header

INICIO

ENTREVISTA:
GUILLERMO ORDUNA
CONCEPTOS CLAVE PARA
LA FORMACIÓN DEPORTIVA
LA INICIACIÓN DEPORTIVA
ESCOLAR
EL SISTEMA EVOLUTIVO
TENÍSTICO (SET)
CAMPUS 2018 AGENDA BOLETINES ANTERIORES

Conceptos clave para la formación deportiva
Deportes de conjunto con pelota
Daniel Naveiras

Tiempo estimado de lectura: 10 min. 2 seg. (3011 palabras)



Daniel Naveiras es maestro y Profesor Nacional de Educación Física y Licenciado en Gestión y Administración de la Educación. Se ha desempeñado como profesor en todas las ramas de la educación desde 1983. Actualmente es docente titular de la Escuela 190 de Matanza Región III.A cargo desde del año 2009 del área de "docencia e investigación" del Ce.Na.DDe (Centro Nacional de Desarrollo Deportivo) de la Secretaría de Deporte de la Nación, Ministerio de Educación y Deporte de la Nación. Capacitador permanente de la Secretaría de Deporte de la Nación. Ha publicado 7 libros, dos de ellos reeditados por el Ministerio de Cultura y Educación y por la Secretaría de Cultura. Presidencia de la Nación.

 

 

 

Introducción

Cuando vemos las actividades lúdicas y las tareas colectivas que deben construir los niños en el deporte de entre 7 y 12 años edad, comparado con edades anteriores 4, 5 y 6 años, notamos la evolución cuantitativa en la capacidad de concentración y cualitativa para realizar actividades donde se presenta la condición de colaborar con "otros". Esta posibilidad o etapa denominada motricidad específica, está dada no sólo porque el niño tiene un sustento producto de niveles de integración que comenzó desde una base refleja, además pasó por una motricidad rudimentaria y básica que ha integrado neurológicamente a su capacidad de reflexionar acerca de su medio y de él mismo de una manera menos egocéntrica, característica que corresponde al grupo de edad anterior (4, 5 y 6 años). Este movimiento de descentralización del "yo", como se anticipó, da lugar a que sus relaciones interpersonales puedan tener mayor capacidad de cooperación, los niños pueden ir aprendiendo a diferenciar el propio punto de vista del de los "otros", y entonces se abre un espacio determinante en la vida de las personas, pues es la semilla de su futuro como ser social; es ese punto de encuentro que nos distingue, que nos permite ponernos en el lugar del "otro" y comienza a ser relevante a la hora de planificar. También la capacidad de tolerancia a las frustraciones posibilita este intercambio, en lo que se refiere a: los diálogos que comparten los juegos, y otras actividades que desarrollen mancomunadamente; quien trabaje con estos grupos de edades debe aprovechar.
El comportamiento que tienen con los juegos reglados en esta edad ha tenido cambios notables, pueden respetar las pautas que están establecidas como un indicador de los procesos de socialización que se manifiestan en distintas conductas durante el jugar y en la cotidianeidad. El juego y el jugar son actividades que permiten a los niños y adolescentes, al estar juntos, elaborar situaciones de vida. En otras palabras, el jugar con "otros" les ayuda a consolidar un sentimiento de pertenencia; es una experiencia placentera, donde el sujeto puede desplegar su capacidad de pensamiento, creación, y autonomía con la mediación participativa del "otro". De ahí, que es clave el encuentro pedagógico que promueva quien esté a cargo de la enseñanza, como se destacará más adelante. El jugar a diferentes juegos y construcciones deportivas es una actividad sublimatoria de las cargas pulsionales sexuales, que al liberar su energía, la ponen en el aprender, y en particular en el jugar.
Los preadolescentes y adolescentes tienen una conducta propia de la motricidad especializada. La etapa que viene después de la focalizada como de iniciación deportiva primaria y no secundaria, aclaro este punto pues se llama iniciación deportiva secundaria, ya que es una persona adulta que se inicia para aprender un deporte. Si por el contrario vuelve a jugar luego de haber competido en su etapa real específica y especializada, se la determina como desarrollo deportivo secundario. Se encuentran viviendo situaciones conflictivas personales no elaboradas, suelen presentar serias dificultades en estas capacidades, pues su capacidad simbólica está obstaculizada. El desafío de un docente, un líder deportivo, un entrenador, es ayudarlos a que puedan recuperarla a medida que aprenden. De ahí, el valor de la actividad lúdica como parte de esta ayuda, pues promueve profundamente la construcción de espacios con "otros" y les permite entonces, elaborar situaciones personales o grupales conflictivas, es aquí donde el espíritu de equipo no debe ser víctima de lo que se pretende enseñar.
En particular, los docentes podemos posibilitar este espacio, pero también complejizarlo hasta el punto de confundir el camino pedagógico que deberían seguir a favor de su subjetividad, del fortalecimiento del "yo" del sujeto y de la etapa de formación deportiva en la que se encuentra, porque sería un paso muy importante para la etapa de desarrollo que viene en la etapa de la motricidad especializada y de la señalada como específica. Desde este análisis, se desprende la necesidad de un modelo de enseñanza integrado a nuevas propuestas innovadoras, que pueden surgir del patio escolar o deportivo.
En consecuencia, ampliar la práctica de los deportes que realizan los chicos / as y jóvenes en las escuelas y clubes de barrio, como las líneas metodológicas de su enseñanza, resulta muy importante para el éxito pedagógico. Confirman estas palabras los conceptos de Parlebas, cuando dice: "la perspectiva en la que se orienta la Educación Física sitúa al niño en el centro de la Educación. Interesa menos el ejercicio y más el que ejercita. Ya no preocupa tanto el modelar al niño sino dotarlo de una gran disponibilidad motriz que le permita adaptarse mejor" (1). Esta característica emancipadora de la enseñanza, tiene su correlato con los estilos de enseñanza elaborativos del movimiento, la selección dinámica de los contenidos, los recursos didácticos y la participación innovadora de los niños en el proceso y, como se dijo líneas arriba, con la variabilidad en la diversidad de propuestas. Entonces entendemos la necesidad de una estrategia denominada "multilateralidad ampliada" como: "la concepción emancipadora en la utilización y creación de nuevos contenidos, para engrandecer la consecución de logros de un nuevo aprendizaje deportivo escolar" (Naveiras, Daniel: 1996) (2).
La Educación Física tiene componentes muy profundos para influir positivamente en dicha problemática de cada población infanto-juvenil, dentro de un escenario social complejo. Esto no es un dato menor, si se tiene en cuenta que ya existen muy pocas instituciones (como la escuela, el club, el Centro Educación Física) que generen microambientes adecuados de protección social. De ahí, que todos los medios e instrumentos que puedan utilizarse y construirse a favor de enriquecer este microambiente, son un punto clave resiliente para la difícil vida escolar actual y futura.

(1) PARLEBAS, Pierre (2001). Juego, deporte y sociedad. Léxico de praxicología motriz. Editorial Paidotribo. Barcelona, España. (2) Multilateralidad ampliada: Se entiende como la creación de un nuevo contexto pedagógico de características emancipadoras en la utilización y creación de juegos, como en otras propuestas innovadoras, enriqueciendo significativamente la experiencia motriz y el accionar táctico básico integrado de los alumnos en el marco escolar.

Síntesis de la problemática de la formación deportiva

No puede analizarse el presente sin comprender el pasado reciente del deporte en nuestro país. Por ello, por un lado, lo que observamos a partir de los años noventa, es clave para entender la actualidad del deporte de base. Entonces del paso del deporte para todos de los 80, se saltó a una década con una política socio-mercantilista, que fragmentó al país en dos.
Es decir, en las provincias en situación crítica, grave y desfavorable y, aquellas en situación favorable y mucho más favorables. Para determinar aquella dualización que aún hoy persiste; hablamos de todas las provincias del noroeste y noreste argentino dentro del parámetro crítico, grave y desfavorable, Por su parte, todas las demás entran dentro del parámetro favorable y más favorable, según el informe: el desarrollo humano de la argentina del siglo XXI (ONU,2002)(3)
El deporte no escapó a esta realidad, sufrió consecuencias mercantilistas, y este síntoma ideológico enfermó a los clubes que terciarizaban sus servicios, alquilando, concesionando sus instalaciones y propuestas socio-deportivas, porque lo social producía gastos y ya no era considerado un derecho ciudadano sino un servicio.
Esta ideología individualista competitiva, tiene como partida directa en el deporte a la competencia de elite de los deportistas. Estas políticas sólo veían la realidad del paradigma competitivo, donde importaba quién podía y quién no, para ver quién estaba adentro y quién afuera. Las provincias entonces promovieron, en aquel momento, el mal mayor que era reproducir sus carencias en el desarrollo y en su representación deportiva. Por lo tanto, surgió la necesidad de plantear programas compensatorios (característica específica de las políticas focalizadas) en las provincias con recursos y, muy poco, en aquellas que no contaban con ellos y sólo podían esperar algún programa estatal, que de hecho hubo, pero sin un alcance igualitario y equitativo, sino político partidario.
En estos últimos años los programas provinciales en lo local, abandonaron esta ideología y han trabajado mejor desde una idea "igualitaria", estableciendo un extremo social olvidado de la cuestión y descuidando la característica selectiva del deporte, pues la competencia, de alguna manera, exige un alto rendimiento que a su vez genera la motivación y admiración en las personas que se inician en los diferentes deportes.
Ni un extremo ni el otro, pues lo que se gana en alto rendimiento si no se apoya con programas deportivos sobre las bases, se pierde en el crecimiento y desarrollo del deporte a mediano y largo plazo. Si bien es difícil de demostrar, pues no hay ningún estudio longitudinal que lo demuestre en nuestro país, se sabe por el ejemplo de otras naciones.

(3) PROGRAMA de las NACIONES UNIDAS para el DESARROLLO (2004) (PNUD). El Desarrollo Humano en la Argentina del siglo XXI. Versión adaptada de: "Aportes para el Desarrollo Humano en la Argentina/2002". Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

La construcción de un pensamiento secular, que planifique la realidad de un desarrollo deportivo nacional, consecuencia de un gobierno republicano (4), motor de la organización del mismo de manera integral, enriquecida con procesos colectivos e institucionales, para encauzar, consensuar, regular y normar la forma de hacer llegar el deporte a la gente en todo el territorio nacional, desde un modelo federal. Más específicamente, las corrientes ideológicas que se señalaron, son en definitiva propias de una misma realidad, no pueden ir por separado, son multiplicativas, una sin la otra terminan con el tiempo generando un daño al horizonte del deporte, es decir, al futuro. Este aspecto inclusivo es central, porque implica una valorización axiológica de cada persona que se acerca a un Centro Deportivo para iniciarse en el deporte, pues se lo valora como un ser inteligente y voluntarioso cuya actividad física deportiva inevitablemente (porque se realiza con planificación y con actores profesionales preparados) debe permitirle concretar en el proceso de formación y desarrollo, niveles de aptitud física para lograr una mejor salud y no todo lo contrario. Podríamos decir, que es una idea bien progresista, pues avanza hacia el futuro con un capital social que aprende en cada jurisdicción, sin perder su historia, manteniéndola en situación de aprendizaje, para también alimentar el futuro deportivo como el bien común. Sin embargo, hay que trabajar sobre algunas problemáticas, cuya génesis tiene su historicidad en la dualización que se señalaba líneas arriba y que todavía no ha cambiado a pesar del paso de los años:

  • Sistema exaltador de la excelencia- selectividad en el avance descendente de la escala del proceso de formación (iniciación y desarrollo).
  • Sobreexigencia del sistema:
    a) Institucional
    b) Entorno social hostil
    c) Conductores sin formación
    d) Sistema de competencia
  • Poca claridad en las etapas, objetivos y en la aplicación de los contenidos para todos los integrantes del proceso de formación a largo plazo.
  • Métodos bajados directamente del modelo campeón.
  • Especialización prematura
  • El conductismo y utilitarismo vs el descubrimiento y la creatividad.
  • Recordar sobre todo en edades de iniciación, que:
    a) La sobreexigencia del sistema de competencia gobierna la forma de prepararse para el rendimiento.
    b) La concienciación del medio social que rodea el aprendizaje, es fundamental para que se cumpla la proyección educativa del deporte y de todo lo que lo acompaña (por ejemplo: hábitos saludables, disciplina, reflexión sobre sí mismo, etc.).

(4) Gobierno republicano: En sentido amplio, es un sistema político caracterizado por basarse en la representación de toda su estructura mediante el derecho a voto. Según esta concepción el individuo es acreedor de derechos y libertades, y además, ve en el ciudadano un actor participante activo, por medio de las deliberaciones y el debate en las resoluciones de carácter públicos. Sin embargo, tanto los gobernantes como los gobernados se someten por igual a un conjunto de principios fundamentales normalmente establecidos en una constitución.

Criterios para orientar el trabajo (deportes de conjunto de invasión)

  • No debe entenderse a las reuniones semanales como entrenamiento, hasta el segundo ciclo. A partir del tercer ciclo (12,13 y 14), el enfoque formativo comenzará a especializarse desde el desarrollo.
  • El profesor o entrenador deberá evitar involucrar a los alumnos/as en un medio hostil. Por eso, es fundamental el apoyo y el aliento constante antes, durante y posteriormente a la realización de la clase, la competencia, generando un ambiente resonante. En este sentido, según estudios en neurociencias: hay entre un 50% y 70% más de posibilidades de aprendizaje si el ambiente es resonante.
  • El planteo preparatorio semanal debe centralizarse sobre las variaciones de la estimulación sobre las acciones simuladas jugadas, en el juego aplicativo, en actividades lúdicas sociales como juegos para mejorar las relaciones interpersonales y generar espacios recreativos, el deporte como ejercicio fundamental de enseñanza y sus cambios metodológicos informales. Así la creatividad, tendrá mayor protagonismo durante las prácticas. Una propuesta que fuerce mayormente la resolución de problemas desde la variación profunda del razonamiento de juego, resoluciones técnico-tácticas individuales y colectivas, el fortalecimiento social del grupo, sin dudas, permitirá un mayor aprendizaje y desenvolvimiento técnico-táctico a largo plazo de la disponibilidad motriz de cada jugador.
  • Nuestros alumnos son humoristas, es muy importante desplegar este recurso por quienes conduzcan sus aprendizajes.
  • Que la variedad de las respuestas sean consecuencia de las modificaciones constantes de los componentes de los juegos, de los ejercicios y de la práctica multilateral deportiva de iniciación.
  • Que la exigencia coordinativa y táctica básica, paralelamente exalte una variedad y exigencia en la manifestación condicional de las capacidades corporales.
  • Generar constantemente situaciones que promuevan la creatividad como emergente de la producción auténtica desde un simple drill hasta la actividad más compleja, admitiéndole variantes que se centren en incorporar y variar proyección lúdica, utilizando entonces cinco nuevos elementos significantes:
    a) La variación de los límites del espacio territorial de juego.
    b) La posición territorial de los jugadores.
    c) La movilidad durante el jugar de los jugadores.
    d) La presencia y utilización de los materiales didácticos complementarios (que promuevan nuevas situaciones)
    e) La paralela adaptación reglamentaria. La movilidad creativa de la regla (aportada por los niños/as y el docente.
  • Establecer la conducción pedagógica como principal vínculo entre alumno- docente- familia.
  • Planificar competencias con rendimiento pedagógico, por sobre el sistema competitivo actual, no olvidarlo.
  • Un enfoque multilateral ampliado en la utilización del juego, como una variedad en la enseñanza y práctica de deportes formales y propuestas innovadoras como la creación de deportes específicamente infantiles, juegos y deportes alternativos, juegos y/o deportes nativos y originarios de culturas vivas, etc.
  • Una selección adecuada de los deportes de acuerdo a las variables como la realidad infraestructural, la pedagógica, la adecuación al tipo de población infantil, los recursos humanos y al de largo plazo que permite programar un proceso.
  • Los intereses, inquietudes y necesidades de los niños participantes algo que tiene que ver con la justicia social en la formación deportiva.
  • Priorizar el desarrollo psicomotor y sociomotriz por sobre la especialización prematura, mediante contenidos transversales para este tipo de deportes de conjunto por invasión. Los mismos, por razones de espacios serán detallados en otro artículo.

Conclusión

El entrenador o docente debe conocer, con el apoyo de las ciencias específicas, tanto las distintas estructuras humanas que compromete con sus propuestas, como la estructura y la lógica interna de la especialidad en la que trabaja. Ambos deben ser expertos en la organización de la enseñanza - aprendizaje del deporte concreto, capaz de presentar las situaciones más significativas adaptándolas a los objetivos propuestos y a las características de los alumnos para que éstos las resuelvan en la práctica. De ahí que, a veces, sea aconsejable haber practicado y animado uno mismo los deportes enseñados, aunque no es una regla determinante, pues hay muchos ex - deportistas que encuentran su vocación en la enseñanza o preparación de equipos deportivos.
Para finalizar, crear nuevas propuestas que promuevan diferentes espacios participativos, para que los niños/as y los jóvenes deseen aprender más, es hoy una obligación política que tiene que ver con el futuro del juego, el deporte y la actividad física en las sociedades de un país y la Educación Física está en condiciones de hacerlo al mismo tiempo.

BIBLIOGRAFÍA

BLÁZQUEZ SÁNCHEZ, Domingo y Colab. La Iniciación deportiva y el Deporte escolar. Publicaciones INDE. Barcelona, España. Año 1995.

HENQUET, Pierre. Un concepto multiforme. El Correo de la UNESCO. París, Francia. Diciembre de 1992.

ERDOCIAÍN, Luis; ISA, Rubén; SOLIS, Diana. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos; Secretaría de Deportes de la Nación. “Estudio de Hábitos Deportivos en la República Argentina”. Revista Stadium, Septiembre 2004. Año 33 – Nº 189. Buenos Aires, Argentina.

FORO INSTITUCIONAL. DEMOCRATIZAR LA DEMOCRACIA. Herramientas para pensar la política. Areté Editora. Enero de 1998.Buenos Aires, Argentina.

FERNÁNDEZ COTO, Rosana (2012). Cerebrando el aprendizaje. Editorial Bonum Buenos Aires, Argentina.

MARIE BROHM, Jean; BOURDIEU, Pierre; DUNNING, Eric; HARGREAVES, Terry Todd; YOUNG,  Kevin. Materiales de Sociología del Deporte. Genealogía del Poder. Nº23.  Ediciones La Piqueta. Madrid, España. Año 1993.

MORENO HERNANDEZ, José. Análisis de las estructuras del Juego Deportivo. Publicaciones  INDE. Barcelona, España.  Año 1995.

MOSSTON, Muska y ASHWORTH, Sara. La Enseñanza de la Educación Física. La Reforma de los Estilos de Enseñanza. Editorial Hispano Europea S.A Barcelona, España. Año 1999.

NAVEIRAS, Daniel. Bases para una articulación pedagógica- didáctica en la iniciación deportiva.  Revista Stadium. Año 28 Nº 166. Argentina 1994.

El concepto de la Multilateralidad Ampliada. Revista de Educación "La Obra", para EGB. Año 78, Nº 933. Argentina. Marzo de 1999.

Reflexiones sobre el Deporte Escolar. Revista de Educación "La Obra" para EGB. Año 78, Nº 936. Argentina. Junio de 1999.

PARLEBAS, Pierre (2001). Juego, deporte y sociedad. Léxico de praxicología motriz. Editorial Paidotribo. Barcelona, España.

footer twitter facebook